diumenge, 31 de març de 2013

Oda a una crosta

Oda a una crosta


Durant molts anys he tingut
una crosta enganxada a un costat
no recordo com va aparèixer
però ben arrapada sempre ha estat.

Hi ha hagut èpoques en que semblava
que a poc a poc es desenganxava,
que en queien trossets
sols o perquè jo rascava.

Però ja sabeu que aquestes coses
es reprodeixen a marxes forçoses
i a la fi arrapada es va quedar,
com una paparra a la carn.

A vegades resutava molesta
però ja sabeu que la força del costum
és molt poderosa
i la mantenia en la seva agonia.

Fins que fa poc temps vaig sentir
la necessitat d'arrencar-la,
mes la covardia em podia
al pensar en el dolor que sofriria.

Finalment, per sí sola ha caigut
i m'he sorprès, la veritat,
perquè ni jo m'ho esperava
i a gust m'he quedat.

No obstant, el dolor va ser el mateix
o potser pitjor que si l'hagués arrencat.
I pensant en desar-la com a record
he descartat la tonteria.

A la brossa l'he llençat,
(a l'orgànica que s'ha de reciclar)
i que es podrexi amb els seus teixits corruptes.
Que desaparegui i m'abandoni per sempre.

Una marca a la pell m'ha quedat.
Una cicatriu certament desagradable,
però cada dia que passa es va suavitzant
i espero que un dia ja no es veurà.

Però de moment tinc aquest recordatori
que em fa pensar en ser més prudent
quan per la vida camini,
per no tornar a caure
i evitar una altra crosta absorbent
que no em deixi ni de nit ni de dia
i que em recordi constantment
que patiré una altra traïdoria.



MLLL - 31/3/2013

Una dedicatòria com qualsevol altra

UNA CARROÑA
Recuerda, alma, el objeto que esta dulce mañana 
de verano hemos contemplado:
al torcer de un sendero una carroña infame 
en un cauce lleno de guijas,
con las piernas al aire, cual lúbrica mujer,  Publicat a
ardiente y sudando venenos,
abría descuidada y cínica su vientre 
lleno todo de exhalaciones.
Irradiaba sobre esta podredumbre el sol, como 
para cocerla al punto justo,
y devolver el céntuplo a la Naturaleza 
lo que reunido ella juntaba;y el cielo contemplaba la osamenta soberbia 
lo mismo que una flor abrirse.
Tan fuerte era el hedor que creíste que fueras 
sobre la hierba a desmayarte.
Los insectos zumbaban sobre este vientre pútrido, 
del que salían negras tropas
de larvas, que a lo largo de estos vivos jirones 
-espeso líquido- fluían.
Todo igual- que una ola subía o descendía, 
o en burbujas se remontaba;
diríase que el cuerpo, de un vago soplo hinchado 
multiplicándose vivía.
Prodigaba a este mundo una música extraña, 
cual viento y cual agua corriente,
o el grano que en su arnero con movimiento rítmico 
un cribador mueve y agita.
Las formas se borraban y no eran más que un sueño, 
un bosquejo lento en llegar,
en la tela olvidada, y que acaba el artista 
únicamente por el recuerdo.
Detrás de los roquedos una perra nerviosa 
como irritada nos miraba, 
esperando coger nuevamente el pedazo 
del esqueleto que dejó.
-¡Y serás sin embargo igual que esta inmundicia, 
igual que esta horrible infección,
tú, mi pasión y mi ángel, la estrella de mis ojos, 
y el sol de mi naturaleza!
¡Sí! Así serás, oh reina de las gracias, después 
de los últimos sacramentos,
cuando a enmohecerte vayas bajo hierbas y flores 
en medio de las osamentas..
¡Entonces, oh mi hermosa, le dirás al gusano 
que con besos te comerá,
que he guardado la esencia y la forma divina 
de mis amores descompuestos!

Charles Baudelaire, Fleurs du mal